Buscador

miércoles, 8 de mayo de 2013

La Berenguela y Torre del Reloj

  La Torre del Reloj  de la Catedral de Santiago de Compostela, se llama Torre de La Trinidad




   Su origen fue el desempeñar funciones de Torre defensiva. 
El Obispo Diego de Padrón fue quien ordenó su construcción allá por el Siglo XIV. 

   El nombre de Torre de la Berenguela, o el de la Campana Berenguela , (la campana mayor de la Torre),    tiene su origen en Berenguer Landoira (quien terminó la construcción) . 

Mucho más tarde, ya en el S. XVII, el maestro Domingo de Andrade diseñó los dos cuerpos superiores que a día de hoy adornan la Torre. Esta decoración esta basada en motivos vegetales, y como no , motivos relacionados con la ruta Jacobea (El Camino de Santiago)  .
  El reloj fue construido en 1831 por encargo del Arzobispo Rafael Vélez. Consta de  cuatro esferas, que van respectivamente orientadas según los puntos Cardinales,  en cada cara de la Torre .
Una de las mayores peculiaridades del reloj, es que cuenta con sólo una aguja, ya que las horas las marca la famosa Berenguela , y los cuartos su compañera.



Desgraciadamente , las que se usan hoy en día son réplicas de las originales, pues con el paso del tiempo, tanto la Berenguela como la campana de los cuartos , sufrieron diversas grietas que afectaron al sonido, y fueron  sustituidas  definitivamente en el año 1990
Todo aquel que quiera ver las originales , tendrá que acceder a los museos de la Catedral , ya que se exponen en el Claustro.

Vamos a dar algunos datos sobre la famosa Berenguela:
La "Berenguela" original fue fundida en 1729 por Güemes Sampedro, un famoso fundidor de la época .
Pesa la nada despreciable cifra de casi 10 Toneladas (unos  9600 kilos aproximadamente)
Su diámetro es de  256 cm. y una altura de 216 cm.
Su afinación es en “ Do “

Algunos detalles  sobre su decoración son : Una cruz patriarcal con el calvario de Jesucristo ,  un cuadro sobre la batalla de Clavijo (la famosa en la que se atribuye la participación del “Santiago Matamoros”) , Una representación del  sepulcro de Santiago con 7 Velas encima, una Concha de vieira (símbolo de los peregrinos) y muy diversa imaginería. 

La campana original que tocaba los cuartos fue fundida por el mismo artesano que la Berenguela y en el mismo año,
Pesa casi 2 toneladas ( 1840 kg),
Su diámetro es en torno a  de 150  cm al igual de su altura que también es de  un metro y medio
Está afinada en Sol.

Anecdotas y leyendas
 ( este texto indicado a continuación es un pequeño extracto de la GRAN ENCICLOPEDIA DEL MUNDO de DON RAMÓN MENÉNDEZ PIDAL, Editorial MARÍN, S.A. )
LAS CAMPANAS DE SANTIAGO QUE ALUMBRARON UN DÍA EN CÓRDOBA A ALÁ
Nos cuenta la historia que, en el año 976, HIXEN II reinaba como Califa en Córdoba. Tenía este Califa un célebre Ministro General de la España Árabe, hijo del Cadí (Juez-Alcalde-Gobernador) de Córdoba ABU HAFS ABD ALLAH y de la bella BORAHIA, hija a su vez del Letrado ABEN BARTAL, llamado IBN ABI AMIR, que en año 981, tomó el nombre de AL-MANSUR (“EL VICTORIOSO”). Con ese nombre será citado en la oración de los viernes detrás del nombre del Califa.
Almanzor obtuvo, en 25 años, más de 50 victorias sobre los cristianos que le temían más que a una vara verde.
Quizás una de las victorias más señaladas tuvo lugar el año 999: saqueó SANTIAGO DE COMPOSTELA y se trajo como botín de guerra las CAMPANAS DE LA BASÍLICA, a hombros de esclavos cristianos, para ponerlas como LÁMPARAS en el “MIHRAB” DE LA MEZQUITA DE CÓRDOBA, lugar de oración de los musulmanes, cinco veces al día, a su Dios ALÁ, según prescribe MAHOMA en el CORÁN.
Al Califa le agradó tanto la ocurrencia de Almanzor que le obsequió con un palacete en la costa de Málaga llamado TORROX (Hoy día es el faro de Torrox costa).

LA RECONQUISTA DE LAS CAMPANAS

En el año 1002, el REY ALFONSO V, DE LEÓN, el REY GARCI, DE NAVARRA y LOS CONDES MENENDO, DE GALICIA y FERNÁNDEZ, DE CASTILLA coaligaron un ejército de cristianos, 8.716 soldados de a pie y 2.700 de a caballo. Entraron en Córdoba, saquearon la ciudad y recuperaron las campanas, que fueron llevadas de vuelta a SANTIAGO, también a hombros, pero de infieles (musulmanes). Almanzor los persiguió, llegó hasta SANTIAGO y les presentó batalla; pero su estrella se había apagado, y murió a consecuencia de una grave y antigua enfermedad que sufría; era su viaje Nº 56, de vuelta de otra razzia contra la comarca riojana de Castilla. Los cristianos quisieron presentarlo como un castigo de Dios por haber saqueado y destruido el monasterio de San Millán de la Cogolla, y como consecuencia de las heridas sufridas en una batalla supuestamente entablada en CALATAÑAZOR (Soria)