lunes, 16 de diciembre de 2013

Calzado Camino de Santiago - Consejos para el caminante o peregrino

Os recomendamos siempre , y ante cualquier mínima duda , dirigiros a un centro o tienda especializada, en el que de forma particular y concreta , os podrán dar las mejores opciones que se adapten a vuestras posibilidades, ya que .. evidentemente no todos somos iguales, ni tenemos el mismo peso , altura o condicion física.

1: Longitud o distancias a recorrer:
No tendremos la misma exigencia física si hacemos el Camino de Santiago sólo en su parte gallega,  (por ejemplo …los 100 últimos Kilómetros desde Sarria…), que si hacemos el Camino completo desde Roncesvalles.
De todos modos, hay que tener claro que caminaremos unos 20 – 25 , o hasta 30 km diarios, a lo que no estamos acostumbrados.


2: Epoca del año
No tendremos las mismas exigencias con nuestros pies  en verano , que en invierno…
En verano podremos tener algún problema si usamos botas de montaña ( puras y duras), ya que en los tramos de asfalto , se vuelven muy incómodas, y se transmite el calor de la carretera a nuestros pies..
Estas botas , si bien son muy resistentes… al mismo tiempo son más duras… y menos flexibles
Sin embargo en invierno, las botas de montaña pueden ser más recomendables en los tramos gallegos, en los que SIEMPRE vais a encontrar lugares húmedos.

3: Gustos personales de cada uno
Este aspecto aunque no lo parezca, es también muy importante.
Si nos gustan las zapatillas de toda la vida, y estamos acostumbrados a ellas…. Nuestros pies no aceptarán de buen grado un tipo de calzado nuevo para realizar tanta caminata diaria, si no lo entrenamos antes.
Si por el contrario estamos acostumbrados a unas botas de trekking, o incluso de montaña…no tardaremos en sentirnos incómodos con zapatillas, aunque de inicio sean mucho más ligeras..

4: Tamaño de la bota:
Pues lo adecuado es ni más ni menos, que nuestro nº.
Hay quien opina que es recomendable un nº mas…, medio nº más…, etc… hay quien lo hace llevando dos pares de calcetines… y encontraréis miles de “trucos”, consejos y recursos.. pero hagáis lo que hagáis … probadlo antes, y que el resultado os sea satisfactorio.
Si le dáis uso previo al comienzo del Camino , con el entrenamiento correspondiente. El calzado se acabará adaptando a vuestros pies.

5: Composición o material del Calzado
Que sean impermeables
Que sea transpirable
Que sean de media caña (sujeción del tobillo),
Suela de Caucho adherente.

A partir de aquí, una vez más, probadlas  y entrenar en suelo de Asfalto, gravilla , por el monte, entre piedras…

En resumen.
No es fácil decidirse , y no hay una fórmula mágica que nos diga: para hacer el Camino de Santiago, pero unos pocos detalles de mínimo sentido  común te ayudarán con la elección.

No se te ocurra estrenar botas para empezar el Camino de Santiago.
Debe estar ya la bota o zapatilla adaptada a tu pie antes de empezar, por lo que debes darle un buen entrenamiento de mínimo un mes.
Con esto sabrás si es el calzado adecuado para ti , o no

Calcetines recomendables:
Sin costuras interiores
A mí me van los de algodón de toda la vida
Tres   pares de calcetines  para todo el camino , son más que suficientes…
Puedes llevar más si quieres…
Pero como ya comentamos en algún otro post , el llenar la mochila de  “porsiacasos”…. Sólo nos conlleva eso: más y más peso.


Pero también es tanto, o más importante que la elección del calzado…
El tener un buen cuidado de nuestros pies
Untarse buen con vaselina antes de comenzar
Meter los pies en agua fría siempre que tengamos ocasion
Poner las piernas en alto parta mejorar la circulación y darle un descanso
Y al final del día , Siempre un nuevo lavado  con agua fria,  secándolos muy bien… y a ser posible un masaje de al menos 20 minutos de duración


¿Repuesto de calzado?
No lo recomiendo… en el sentido de que todo lo que metamos en la mochila… pesa
Y el peso de unas botas o zapatillas de repuesto… puede ser considerable. ( algunas botas de trekking pasan de 1kg de peso )

Por tanto.. yo recomiendo  llevar una simples chanclas.. ( que podemos utilizar también para las duchas… y posteriormente aprovechar para dar descanso a nuestros pies…).. o unas zapatillas ligeras.



Una vez más recordaros que a lo largo de todo el Camino, sobran lugares en los que podemos hacernos  con cualquier cosa que necesitemos... por lo que aunque tengamos la desgracia de que se nos rompan o deteriore el calzado… podremos hacernos con otro.