Buscar en Santiagoturismo.es

Cargando...

viernes, 3 de mayo de 2013

Horarios Botafumeiro Catedral de Santiago

Horarios  Botafumeiro Santiago de Compostela

OFRENDA DEL PEREGRINO: FUNCIONAMIENTO DEL BOTAFUMEIRO.
Todos los viernes desde el Mes de Abril en la misa de las 19:30 horas funcionará el Botafumeiro, como parte de la Ofrenda del Peregrino, gracias a la colaboración establecida entre la Catedral de Santiago, el Concello de Santiago, el Consorcio de Santiago, la Cámara de Comercio de Santiago y la Asociación Hostelería Compostela hasta 31 de Diciembre de 2014

Cuando se puede ver??
En año Santo, (año en el que el 25 de Julio , día de Santiago coincide en Domingo)
Todos los días del Año en la Misa de las 12:00 h  (el proximo Año santo Será el 2021!!!)

Éstas que apuntamos a continuación son fechas fijas:


Fechas en las que podemos verlo por liturgias especiales con fechas fijas en la Misa de 12:00:
Dia 6 de Enero: Epifanía del Señor
Domingo de Pascua de  Resurrección: 
Ascensión del Señor 
23 de Mayo Aniversario de la Batalla de Clavijo
Domingo de Pentecostés 
25 de julio: Festividad de Santiago Apóstol
15 de agosto: Asunción de la Virgen María
1 de noviembre: Festividad de Todos los Santos
Festividad de Cristo Rey (domingo anterior al primero domingo de Adviento)
8 de diciembre: Festividad de la Inmaculada Concepción
25 de diciembre: Natividad del Señor (Navidad)
30 de diciembre: Traslación de los restos de  Santo Apóstol



Os recomendamos también visitar Misa del Peregrino y consejos para ver el botafumeiro donde os damos unas sencillas indicaciones para poder ver el Gran incensario en toda su amplitud , y sin problemas de visibilidad.... etc...



  El Botafumeiro, es ese enorme incensario , (considerado el más grande del mundo), que se encuentra en la Catedral de Santiago de Compostela


Las  primeras referencias escritas aparecen ya en el Célebre Codice Calixtino, por lo que podemos asegurar , que este rito de balancear el gran Incensario de un lado a otro de la Catedral ya existía en el siglo XII.

  Si bien su función es litúrgica, como la de cualquier otro incensario, ( es decir, forma parte de la celebración de la Misa solemne) , mucha gente lo considera un mero espectáculo, lo cual en gran medida incomoda a los Canónigos del Cabildo Compostelano, que no se cansan de solicitar a la gente que asiste a la Misa del Peregrino (muchos con la única intención de ver el Botafumeiro), que por favor sean respetuosos con la Liturgia,y  se abstengan de gritar, y aplaudir……

   Su origen muy posiblemente  proviene  por la enorme afluencia de Peregrinos a Compostela, que pernoctaban en el interior de la Catedral , lo cual suponía en la mayoría de los casos, unos olores insoportables por la falta de higiene de esas personas que posiblemente llevarían dias, semanas, o incluso meses sin asearse.

   De ahí que el enorme Botafumeiro ,  volando de un extremo a otro de la nave Transversal de la Basílica, además de cumplir la misión liturgica dentro del rito solemne de la Misa… pues perfumaba la Catedral con el intenso olor del Incienso

   El actual esta realizado en latón , y cubierto de un baño de Plata.aunque el original era de Plata maciza!!

   Su altura completamente estirado es de aproximadamente 1,60 m , y su peso ronda los 62 kg (en el año 2006 se le dio un nuevo baño de Plata que incrementó su peso de 60 kg, hasta los 62 actuales

Os dejo este enlace curioso que procede de la Universidad de Nantes, en el que se  muestra perfectamente su funcionamiento y las fuerzas físicas que intervienten en el mismo





   Los encargados de ponerlo en funcionamiento  son  ocho personas, que reciben el nombre de “tiraboleiros” aunque normalmente son los propios sacristanes de la Catedral, o personas cercanas en un modo u otro al Cabildo Compostelano quien realizan esta labor, podría ser desempeñada por cualquier persona (evidentemente autorizada)

   Durante muchos años esta labor fue dirigida por el “tiraboleiro mayor” puesto desempeñado durante muchos años por el Señor D. Armando Raposo que comenzó sus labores en la Catedral Compostelana aya por 1950 (fallecido este año 2014 ),

   El Botafumeiro se recoge en la Sala Capitular (una de las salas de los museos de la Catedral, que podriamos considerar como “Bilioteca” y donde se expone además de el Botafumeiro actual, una réplica (hay dos exactamente iguales), donde hasta no hace demasiado tiempo se podía ver el Famoso Codice Calixtino  (hoy en día se muestran facsímiles, o copias manuscritas)

   Desde ahí se deposita en el Claustro, hasta que llega su momento , al final  de la Misa, y tras la comunión, y previo encendido (se deposita una pequeña cantidad de Carbón en un plato del tamaño de uno sopero , y se enciende con unas pastillas  como las que utilizamos para nuestras parrillas, ni más ni menos.



Ese pequeño plato de Carbon en brasa,  (pongamos 250– 300 gr).. en contacto con el incienso , y en el momento en que comienza a oscilar en el aire de un lado a otro, alcanzando una velocidad máxima de unos 70 km / h.. produce esa humareda tan característica, y el  desprendimiento del olor tan característico del incienso que llena toda la Catedral

En misas de Especial solemnidad, el Botafumeiro está ya preparado desde el mismo inicio de la Misa, colgando de la enorme cuerda que lo sustenta ( actualmente hecha de material sintetico ) y cuando llega el momento, se realiza el ritual de su encendido en el  mismo Altar Mayor.

En los momentos en los que no funciona el Botafumeiro, cuelga de la cuerda un objeto metálico, con forma de calabaza… con el unico objeto de mantener la cuerda tensa.

Para cualquier otra fecha del año que queramos….tendríamos que solicitarlo a: 

Oficina de Acogida de Peregrinos

Rúa do Vilar, 1
15705 Santiago de Compostela
Tel: (+34) 981 568 846



Os dejo finalmente como detalles anecdóticos , los accidentes ocurridos con el Botafumeiro a lo largo de la Historia.
Seguro que hubo muchos más , pero de estos es de los que hay documentación
Esta información que pongo a continuación ha sido extraída de el Diario “El País” en el año 2010 , coincidiendo con una entrevista al entrañable Sr D.Armando Raposo, en sus ultimos días como Tiraboleiro Mayor:



La primera vez que cayó el Botafumeiro fue un día del Patrón. El 25 de julio de 1499. En el frenesí del momento, cuando el incensario volaba en lo más alto describiendo un arco de 82 grados y 65 metros, a 68 kilómetros por hora, se rompió una de las cuatro cadenas que sostenían el cuerpo principal y sus compañeras no pudieron soportar el peso solas.
Se rompieron todas, y el Botafumeiro salió disparado como un proyectil recorriendo el transepto (la nave transversal) y estampándose contra la puerta de Platerías. El artefacto quedó totalmente aplastado. La leyenda urbana, alimentada durante 508 años, cuenta que el incensario atravesó el rosetón y fue a dar a la fuente de los caballos, pero eso hubiese sido imposible. Y no sólo porque el surtidor del escultor Juan Pernas sea de 1825, sino porque la física y sus leyes no lo permitirían.
El tiraboleiro mayor, Armando Raposo, guarda como oro en paño en la Catedral, en su taquilla de la sacristía, los dos únicos estudios, uno en inglés y otro en castellano, que él considera autorizados en la materia. O Botafumeiro: parametric pumping in the middle ages (1984) y Física del Botafumeiro (1990), ambos del catedrático de Física en la Escuela de Ingenieros Aeronáuticos de la Universidad Politécnica de Madrid, Juan Ramón Sanmartín, son las consecuencias de un largo trabajo de campo en el que el experto estudió el comportamiento del Botafumeiro con la asistencia de Raposo.
En estos informes, que incluyen recreaciones del Botafumeiro en el túnel de viento y páginas de ecuaciones, Sanmartín explica que, cada vez que va a derecha o izquierda del crucero, el peso del enorme ambientador recae sólo en tres de las cadenas, quedando floja la que coincide con el sentido de la marcha. Si una se rompe, la presión sobre cada una de las otras dos aumenta un 50%. Así se produjo el accidente.
El segundo fallo histórico tuvo lugar el 23 de mayo de 1622. Esa vez fue la maroma la que se rompió, y el Botafumeiro, que entonces era de plata maciza (lo había donado en 1554 Luis XI de Francia y se lo volvieron a llevar como trofeo las tropas napoleónicas en 1809), se precipitó a plomo sobre los tiraboleiros.
No hubo que llorar muertos en aquella ocasión, como tampoco tras los otros dos sucesos que recuerda Raposo. El jefe de los tiradores, que trabaja en la Catedral desde 1950 y es tiraboleiro mayor desde 1964, no apuntó las fechas, pero cree que fue en dos años santos cuando acaecieron los siniestros que relata: "Uno fue un 25 de julio. Un acólito bajó desde el altar sin calcular la velocidad del Botafumeiro. Cuando se dio cuenta, lo tenía encima. El aparato se lo llevó por delante, y hubo que llevarlo pitando al hospital. Tenía rotas tres costillas".
La otra vez salió descalabrado un alemán. "Había un congreso en el Hostal, (PARADOR DE LOS REYES CATÓLICOS)  y los participantes contrataron una misa con Botafumeiro. Como buenos alemanes, a ellos les interesaba más el mecanismo de los tambores" que hace correr las cuerdas en el cimborrio "que el propio Botafumeiro". Se fueron acercando peligrosamente, mirando hacia arriba, y en uno de esos instantes finales de vuelo bajo, el pie del incensario le rascó la cara. Toda la frente hasta la punta de la nariz. La misa de 12 acabó en Urgencias. El teutón sangraba y tenía el tabique roto.
Cada fallo se produjo en una fase distinta del ritual. No obstante, Sanmartín defiende que "el momento más peligroso se da en lo más alto de los primeros ciclos (cada vaivén completo es un ciclo, y en total, son 17). Al frenar y cambiar de rumbo, la pieza de latón de 62 kilos (dos los ganó con el baño de plata de 2006) inicia la caída y "la cuerda sufre un tirón" que es máximo cuando el arco que describe el Botafumeiro es menos amplio. El riesgo aumentó entre 1729 y 1851, cuando se usó un Botafumeiro de hierro, el más pesado de la historia. Lo raro es que en la Catedral no se recuerda ningún accidente por entonces.”