lunes, 24 de abril de 2017

Catedral de Santiago de Compostela


Los orígenes de la actual Catedral de Santiago de Compostela se remontan al Siglo I
Tras el martirio del Apóstol Santiago en Palestina en el año 44 D.C.  la tradición cristiana habla del traslado de sus restos por mar hasta las costas de Finisterre para que descansaran en un pequeño mausoleo romano donde una pequeña comunidad cristiana lo visitaba de forma más o menos asidua hasta que en el Siglo VIII fue diezmada, y de este modo, el lugar de enterramiento de Santiago Apóstol quedó en el olvido.

ACCESOS A LA CATEDRAL DE SANTIAGO:







En una fecha indeterminada entre el año 813 y el año 830 (según diversas versiones de la Historia) es cuando se produce el milagroso descubrimiento de la sepultura del Apóstol en el Monte Libredón.

Un ermitaño llamado Paio, tras ver unas luces celestiales encuentra las reliquias de Santiago el Mayor.

El Obispo de Iria Flavia de la época, Teodomiro comunica el hallazgo al Rey Alfonso II de Asturias y por orden de este se levanta la primera capilla de Piedra sobre los restos descubiertos.

Poco a poco, en torno a su protección comienzan a establecerse los primeros habitantes y grupos de monjes encargados de la custodia de los restos de Santiago Apóstol.

Comienza así a construirse y desarrollarse la ciudad de Santiago de Compostela.

En poco tiempo la primera capilla se queda pequeña para poder acoger al gran número de visitantes que aumenta cada vez más, por lo que por orden de Alfonso III el Grande, la Iglesia original se amplía .


Almanzor la destruye en el año 997, pero el Obispo San Pedro de Mezonzo la reconstruye unos pocos años después, en el año 1003.

Santiago de Compostela poco a poco se va convirtiendo en centro de peregrinaciones y una de las comarcas feudales más grandes de toda la Península Ibérica, por lo que en el año 1075 se comienza a construir la Catedral románica, que es la que hoy en día se conserva.

La Catedral románica y la vida en la ciudad van creciendo poco a poco, y D. Diego Gelmírez, primer Arzobispo de la ciudad impulsa con todas sus fuerzas la promoción de las peregrinaciones lo que lleva a la Histórica ciudad de Santiago de Compostela a su mayor esplendor.

Sobre la base construida de la Catedral Románica los mejores arquitectos del momento diseñan un edificio que será un enorme centro de peregrinacion.

El Maestro Mateo construye las torres defensivas del Oeste, la Cripta del Pórtico, y el propio Pórtico de la Gloria que hasta nuestros días será considerado la obra más magnífica del Románico gallego y única en Europa.

En el año 1211, se realiza la consagración de la Catedral, que ya disponía del privilegio de la absolución plenaria otorgada por el papa Alejandro III a todos los que la visitaran en Año Santo.

Es en esta época cuando nace también "la Compostela", documento acreditativo de la realización de peregrinación y que otorgaba a los peregrinos derecho de asilo en la ciudad.

El crecimiento exponencial de visitantes a la ciudad hace que la misma crezca y se impulsen la construcción de caminos, albergues, zonas de mercados, e incluso hospitales.

El mayor cambio estético llega con el barroco en el siglo XVII
Hacia el año 1.660 se transforman el altar Mayor y la cúpula
se reforma y embellece la Torre del Reloj y se construye la Puerta Santa hasta que en el año 1750 se termina la espectacular fachada del Obradoiro.


Hoy en día Santiago de Compostela es Junto con Roma y Jerusalén uno de los principales centros de peregrinación mundial.

Búsqueda de alojamiento

Booking.com